"La Tuti" Bopp retuvo su corona en una difícil pelea ante Daniela Bermúdez

Por Rodrigo Hilarión
Foto: Diario Uno

Yesica Bopp, la campeona minimosca AMB, retuvo su corona en decisión unánime tras diez intensos asaltos en su más dura presentación arriba del ring, frente a la santafesina Daniela Bermúdez, en el combate estelar de la velada llevada a cabo en el Polideportivo Posta del Retamo, de Junín, Mendoza.


Yesica “La Tuti” Bopp (17-0-0, 7KO) tuvo que sudar la gota gorda para vencer a su rival, que llegó de sorpresa y para sorprender. Daniela Bermúdez (5-2-2, 1KO) se le plantó a la campeona mundial y demostró que subió al cuadrilátero con el único objetivo de arrebatarle su título.

Desde el primer campanazo se evidenció que sería un combate áspero y difícil para Bopp. Le costó hacer mella con sus golpes, debido a la diferencia de casi una cabeza de estatura con su oponente. Bermúdez llegó claro con el uno-dos, mientras Bopp intentó acortar la distancia para meter una avalancha de ganchos al cuerpo. De todas formas, Bermúdez se quedó con la diferencia en los primeros dos minutos, debido a que conectó los envíos más efectivos en la media y larga distancia y no se achicó cuando Bopp castigó a la zona blanda, sino que se prendió al golpe por golpe.

En los primeros instantes del segundo asalto, Bopp salió con ganas de demoler a su rival con ganchos al cuerpo. Ninguna quiso ceder en el palo por palo. Bermúdez mostró lo mejor de sí en la larga distancia, mientras que Bopp llegó con alguna que otra derecha voleada. La invicta oriunda de Wilde, debió hacer uso de todo su repertorio boxístico, tanto ofensivo como defensivo, ante una boxeadora de mucho mayor alcance que ella y con hambre de título mundial.

El telón de la tercera vuelta se corrió y dio a luz a una Bopp que empezó a hacer uso de su exquisito juego de piernas y cintura ante Bermúdez, quien se percató que sus golpes eran mucho más efectivos que los de su rival. De esta forma, la santafesina fue todo el tiempo al ataque, pero con poca precisión. En este round, el combate se llevó un terreno más cómodo para la campeona minimosca.

En la cuarta escena, “La Tuti” llegó limpio con un uppercut de izquierda, pero Bermúdez no se quedó atrás e hizo retroceder a la campeona con una derecha recta. La corta y media distancia se hicieron camino en la pelea, donde Bopp no se achicó y también buscó arriba de contraataque. Por su parte, Bermúdez buscó el nocaut con imprecisos cruzados. El combate degustaba más picante a medida que pasaron los minutos en el Polideportivo Posta de Retamo.

El pleito dio un giro desde el quinto asalto. Bermúdez dominó en los siguientes cuatro segmentos, gracias a su potencia, debido a que combate normalmente en las categorías gallo y supergallo. Pero Bopp no quiso bajar la cabeza. Llegó con un uno-dos que tomó por sorpresa a Bermúdez. Por su parte, la retadora al título, impactó con mejores ganchos y cruzados que su rival. Ambas boxeadoras demostraron su guapeza al no ceder en el choque directo.

En el sexto round, el combate se condimentó de mucho clinch. Bermúdez comenzó llegando limpio mediante el uno-dos, mientras que Bopp hizo lo que pudo ante los envíos de su rival. Bermúdez trató por todos los medios de encontrar a la campeona, pero Bopp abusó en repetidas ocasiones del clinch para no dejar trabajar con claridad a su contrincante.

En el séptimo asalto, ambas púgiles se prendieron al palo por palo, pero Bermúdez siguió haciendo su mejor negocio a distancia. Por su parte, Yesica siguió metiendo el clinch, si bien además bailó por todo el ring, haciendo uso de su movimiento de cintura y piernas, que fueron efectivos para salir del alcance de la santafesina. La retadora seguía sorprendiendo al público con su mejor presentación ante una de las mejores boxeadoras argentinas.

El octavo round continuó con la supremacía de la retadora, que imprimió su derecha en forma de directo y cruzado. La izquierda también hizo blanco cuando se tiró al cuerpo a modo de gancho. Pero Bopp no se rindió ante la adversidad y sacó chapa de campeona para cerrar en los dos últimos rounds.

“La Tuti” repartió sus ganchos al cuerpo de Bermúdez que no se quiso quedar atrás, conectando un impecable uno-dos en el noveno capítulo. Fue entonces cuando resurgió Bopp y logró salir mejor del choque directo que sostenía con su rival, gracias a su mejor técnica y velocidad. De esa manera, cerró el anteúltimo asalto con una izquierda punzante al rostro de Bermúdez que recurrió al clinch.

Con caras descubiertas y puños cerrados le dieron la bienvenida al último round. Intercambiaron golpes en una guerra de guapeza. Bopp castigó a la zona blanda mientras su rival hizo lo propio a la cabeza. Ambas levantaron la mano a mitad del round, como sinónimo de haber ganado el combate. Sin embargo, sufrieron las dos y se notó en sus caras. Las últimas acciones no fueron más que un calco de lo que se vio al principio de este round, los ganchos de Bopp contra los cruzados de Bermúdez.

Finalmente sonó la campana y ambas boxeadoras fueron a festejar, viéndose como ganadoras. Bopp festejó con su ya característico saludo desde las cuatro esquinas, mientras Bermúdez fue levantada por su padre que le secundaba en su esquina.

Las tarjetas dictaminaron el fallo oficial de la pelea: Gustavo Estrella decretó 96-94, Jorge Milicay sentenció 97-94 y Juan Carlos Palmieri falló polémicamente 100-90, todas en favor de la bonaerense. Para Golpe de Gloria, la pelea terminó en un justo empate a 95.

De esta forma, Yesica Bopp realizó su novena defensa de su cetro minimoca AMB, pero se encontró ante la rival más difícil en su carrera de profesional. Sin embargo, no se achicó y entró al golpe por golpe, demostrando ser muy aguerrida y teniendo un gran corazón al momento del combate. Recordemos que venía con la intención de no perder ritmo de cara a la pelea que afrontaría el 29 de Octubre en Puerto Rico, en el marco de la 24 Convención Anual de la OMB, donde realizaría una nueva defensa. 

Daniela Bermúdez, por su parte, se vio favorecida por estar visiblemente por encima de la categoría minimosca (combate en gallo y supergallo). Sin embargo, la joven de 22 años demostró tener un gran futuro y desde ahora en más, tendrá la experiencia de haberse medido con una de las mejores boxeadoras argentinas.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar